¡Buenos días! hoy reflexiono sobre la Resiliencia.

Según la Real Academia Española la resiliencia es “la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite o sobreponerse a ellas”. Yo añado y “además gracias a practicarla, consigue fortalecernos, aprender y crecer”. En definitiva, propone ser felices y vivir una vida plena.

Es una cualidad que algunas personas la practican sin darse cuenta, porque vienen de familias donde se practica, o simplemente, han decidido hacerla suya. Pero, en la mayoría de los casos no es así.

Voy a explicaros a qué me refiero…

Situaciones Límites…

Probablemente, en algún momento de tu vida, hayas atravesado:

  • la muerte de un familiar querido,
  • la pérdida de un empleo,
  • una ruptura matrimonial,
  • una enfermedad,
  • tenemos una actividad profesional en la que nos sentimos en riesgo permanentemente….
  • violencia física o emocional
  • etc.

Pues bien, cuando vivimos alguna de esas situaciones límites tenemos dos opciones:

  1. caernos, hundirnos y dejarnos llevar por el miedo, la incertidumbre, la pena, el dolor, o el estrés….y seguro seguro seguro que enfermamos….
  2. o bien, practicar el Arte de Levantarnos ….o sea la Resiliencia.

¡La buena noticia!

Este arte de levantarnos (la resiliencia) se puede aprender, como muchas cosas en la vida… Lo interesante es tomar la decisión conscientemente de hacerlo.

Creo que estarás pensando que soy una pesada con esto de la consciencia, ¡lo sé¡¡¡ pero, es que hace mucho, decidí ser libre de la esclavitud de mi mente. Lo intento y creo que algunas veces lo consigo…y por eso lo comparto siempre que tengo la ocasión, y este espacio es para eso…para compartir experiencias y herramientas.

¿Os interesa cómo aprender y practicar el Arte de la Resiliencia?

Si la respuesta es SI, te invito a practicar estos 6 pasos:

1.- Estar en el presente, disfrutando el regalo de la vida, valorando y agradeciendo.

2.-Dedicar tiempo a conocerte y aceptarte con compasión, y si no lo consigues, pide y encuentra ayuda, habla, comparte...no te sientas separad@ del mundo…todo lo contrario, eres importante para el mundo.

3.-Asumir la co-responsabilidad en la creación de tu vida, es decir, cuidado con lo que piensas que lo estás creando….y entender que todo lo que nos ocurre es una oportunidad de aprender (sí hasta lo que creemos que son desgracias). Para eso vivimos, para aprender de todo y todos (hasta de tu jefe que no aguantas, o de tu cuñado, tu suegra, o tu vecino de arriba).

⇒ Sí. La experiencia de la Vida es una aventura apasionante que ofrece oportunidades para renovarnos y para volver a empezar. Lee más en el post ¿Recuerdas la última vez que mudaste la piel?

4.-Sal de tu zona de confort, deja de recrearte en tu desgracia y abre las ventanas de tu vida a nuevos lugares, nuevas personas, entornos creativos, personas positivas, lugares con buena energía, naturaleza.

⇒ Salir de tu zona de confort se trata de algo más profundo al concepto que conocemos. Es una actitud vital de curiosidad y de gusto por aprender. Aquí un post muy lindo donde te propongo claves para ir saliendo naturalmente de allí.

5.-Deja atrás las expectativas,  es interesante ponernos metas y objetivos pero eso es una cosa y otra es tener expectativas acerca de personas, relaciones y proyectos….desde mi perspectiva la enfermedad de nuestros días es la insatisfacción crónica, ponemos el foco en lo que no tenemos, llámese personas, parejas, dinero, lugares, situaciones. Qué tal si empezamos por valorar y aceptar todo lo que tenemos en nuestras vidas?.

6.-Practica ver la vida con una mirada diferente, vamos a tomarnos este teatro de la vida con sentido del humor, vamos a aligerar las situaciones, vamos a reírnos un poco, o un mucho, seamos positivos….

⇒ Esto de ver la vida con otros ojos… Aquí otro post muy lindo donde hablo de las señales en el camino, y me hacen divertir mucho.

En estos años que llevo acompañando a personas en procesos de cambio y de toma de decisiones, he comprobado que tenemos un potencial infinito para Re-Nacer, para Re-Generarnos, para Re-Comenzar…

Y en mi propia vida, tengo cada día la oportunidad de practicarlo. Por eso os lo cuento, porque ya sabéis, si yo lo estoy consiguiendo que soy más dura que un tornillo…jaja¡¡¡ ¿Porque no tú?

Seguimos¡¡¡