Bueno amig@s no me creo que por fin me haya puesto a escribir, es parte de los propósitos de este nuevo año, escribir, escribir y escribir lo que pasa por mi cabecita y que me mi alma me pide gritar a los cuatro vientos. Como no es cosa de salir al balcón porque no me va a oir nadie, vivo en una urbanización donde los vecinos están desaparecidos, así que lo grito, lo comparto por aquí, bendito blog

La cosa es que me he dado cuenta de que hay muchas “CES” en mi vida en este tiempo

 C de Caos, porque no me dirás que la cosa no está revuelta eh?, hasta las narices estoy de escuchar lo mismo dia tras dia, a vueltas con la pandemia, con las vacunaciones y con el tiempo, que habrá que informar pero por dios, que se organicen los medios de comunicación y que no lo hagan todos a la vez y a todas horas. Ante esta situación he optado por leer el periódico digital (por encima) una vez al dia y suprimidos los telediarios y las noticias de la radio. No es irresponsabilidad, es supervivencia.

Será la quinta dimensión o yo que sé pero estoy súper sensible con tanta noticia nefasta así que me lo ahorro. Y ya también estoy aprovechando para reducir mi visionado de la TV, hasta hace poco lo único que veía eran las “Recetas de Julie” de la 2 a la misma hora que el Telediario, que de vez en cuando me lo cambiaban por otro programa de un chef francés muy mono y que trata temas de productores con conciencia ambiental, ganaderos y agricultores all around the world, me encanta, me llena de energia comprobar cómo hay tantas personas conscientes. El tiempo que empleaba en estar delante de la tele ahora lo dedico a leer, a dar y recibir masajes de pies y a mantener conversaciones interesantes con mi marido. Y os aseguro que no tengo Netflix ni plataforma parecida, el tiempo se multiplica y yo me voy a la cama súper tranquilita.

C de Crear,  he comenzado el año con una súper energía increíble, y con una creatividad desbordantes, ya os contaré en otros post más adelante pero estoy co-creando 2 proyectos súper chulos, prometo contaros en breve.

Y es que son tiempos de recordar los sueños, de aferrarnos a nosotros y a los conocimientos que tenemos, a tirar de contactos para cooperar, en definitiva toca pasar a la acción, ya está bien de “me gustaría”, “en un futuro”….el momento es Ahora

C de Caval, qué curioso porque cuando en 2014 me dio por crear una Sociedad Limitada la nombré Caval (de Carmen Valenzuela) Consultoria y Evolución y más adelante me di cuenta de cómo mi inconsciente me había hecho un guiño porque así se pronuncia Cavall, Caballo en catalán, qué bueno verdad?.

Creo que te conté en otro post el año pasado que me operaron 2 veces de un dedo que me rompí por una falta de atención estando con un caballo, ha sido un año durísimo, he estado de baja ( por lo que ha sido un parón importante) , mucho tiempo de rehabilitación y de hospitales. La verdad parece que un dedo es una tontería pero no os podéis imaginar lo que duele ponerlo de nuevo donde tiene que estar, fue una fractura muy complicada y la verdad no ha quedado demasiado bien, me recomendaron una tercera operación y he dudado mucho, pero a final de año decidí por fin no operarme más, sigo adelante con rehabilitación y recibiendo mucha información de para qué me ha pasado y con un caballo.

Incluso, confieso, llegué a pensar en que no podría volver a montar a caballo porque mi mano no tiene tanta fuerza, porque es el dedo donde apoya la rienda. A esto se suma que nuestro querido Tizón se fue también después del verano, y que Bribón ha pasado igual que nosotros por un duelo.

He pasado hasta por una fase de pánico a estar al lado de un caballo que gracias a Mieke Bastianen he conseguido superar….imaginaros…ha sido súper fuerte, pero desde el momento en que decidí darme de alta voluntariamente toda la energía que tenia acumulada en la cabeza dándole vueltas a la situación ha comenzado a fluir y más decidida que nunca a seguir con la Escuela Horsense Spain y con nuevos proyectos.

Estoy feliz por ello, cada vez que estoy al lado de un caballo siento que todo está bien, que estoy donde tengo que estar, que estoy en casa.

 C de Cortar, hay que ir cortando dependencias de todo tipo, en mi caso emocionales, de personas, de situaciones y hasta de actividades que ya toca trascender…os recomiendo que hagáis una lista de qué es viejo en mi vida, qué no quiero seguir arrastrando este año, funciona increíblemente, he cerrado algunas puertas definitivamente, me he dado de baja de alguna asociación, de algún grupo de whassap y he decidido integrar cuentas de redes sociales, y estoy encantada. Pruébalo, seguro que te alegrarás.

C de Compromiso y aquí me detengo porque para mi es casi lo más importante en este momento:

-Compromiso con mi evolución, que se traduce en seguir con la meditación por la mañana y la noche

-Compromiso con mi  alimentación reducción drástica de azúcar, alcohol y trigo, casi ná, cada vez mi cuerpo me grita más fuerte que lo cuide

-Compromiso con mi práctica de yoga en la mañana y la noche son sagradas

-Compromiso con la hora de caminata diaria, llueva, nieve, truene o relampaguee.

En definitiva compromiso con mi salud y mi bienestar,

-Compromiso con mi misión de vida, con lo que estoy haciendo como actividad profesional, aunque vengan tiempos de caos y tiempos de tempestad…

-Compromiso con mis hijos de estar desde la aceptación y el respeto y no desde la dependencia emocional y la programación de madre pesada

-Compromiso con mi familia y mis amigos del alma, este es el más fácil porque lo que hago es estar, también estoy aprendiendo a esperar que me pidan y me llamen, calmando mi ego de terapeuta, jaja.

En definitiva, éste es mi tiempo, el tiempo que estoy creando, la realidad que he decidido vivir este año, te invito a que tú también crees tu realidad ahora y siempre….

Y si te apetece…compártelo en los comentarios que me encantará leerte y comentarlo

Mil besos