En esta nota te animo a practicar la coherencia y verás como tu vida cambia.

A continuación, me introduzco en el tema…

El 29 de febrero (un día bastante especial) de 2016 mi empresa, Carmen Valenzuela Consultoría y Evolución, ha “nacido” al mundo de Internet, con el dominio www.carmenvalenzuela.com . Esta red mágica que no llego a comprender muy bien pero funciona, y reconozco que, me ha permitido, además, comenzar esta aventura de bloguera. Sin embargo, mi propósito fue escribir semanalmente y, como podrás comprobar, de semanalmente… nada de nada…

Ya he hecho un análisis de “para qué ha ocurrido ésto” y me he contestado.

Te cuento…

Tomar la decisión de hacer mi Sitio Web y hacerme visible ha sido un proceso creativo que ha removido mis cimientos.

Cuando revisé el contenido de la página y leí lo que yo misma había creado, me dio hasta un poco de miedo.

Quizá pensarás, ¿por qué miedo?

El miedo es una emoción que aparece en nosotros ante una situación. Nuestro corazón emite un impulso electromagnético que la amígdala del cerebro interpreta como “peligro” y, consecuentemente, el pensamiento que aparece está relacionado con ese peligro. Asimismo, nuestro cuerpo pasa a un “estado de alerta” y emite una sustancia llamada CORTISOL. Esta sustancia hará que tengamos una gran pérdida de energía (además de alteraciones en el sueño, bajada de defensas, cambios de humor, entre otras), y su efecto dura 72 horas en nuestro cuerpo.

El peligro que mi amígdala ha detectado es que “hacerme pública” me expone. Me siento vulnerable y, por lo tanto, es como si mi integridad física estuviera en juego. Al desvelar quién soy, mi esencia, me estoy abriendo, sin filtros, sin doblez y “doy permiso” a que alguien pueda opinar, me pueda juzgar.

En definitiva, “hacerme pública” implica salir de la zona de confort de “lo conocido” y mi cerebro lo ha procesado como una práctica de alto riesgo.

Ahora lo valoro muchísimo, pero ha sido un proceso que recomiendo a todo el mundo pues, ese miedo, se ha llegado a convertir incluso en pánico y me ha dejado paralizada delante de la página del blog en blanco durante casi dos meses, increíble¡¡¡

Incluso tanta energía me ha dado una faringitis y una bajada de defensas¡¡¡

Me he dejado llevar por mis programaciones de “hacer y conseguir” y he ido postponiendo lo que tanto me cuesta, y es lo que realmente quería conseguir con esta web: COMPARTIR….en este lugar, en este espacio……

¿Os suena eso que lo urgente nos desvía de lo importante?

Pues bien, a mi se me olvida con mucha frecuencia y me he dejado perder por lo urgente. Y, en verdad, ¿qué tan importante es conseguir lo que me propongo si no puedo compartir y disfrutarlo?. Pero como todo es para aprender, ya tengo una lista de post pendientes para unos meses. 🙂

Además, y lo más valioso, desde que “me permito” que “me llegue” lo que “me tiene” que llegar en “cada momento sin forzar” las situaciones, es que, las cosas suceden. Así, en el mes de marzo, me ha llegado una información maravillosa desde el Instituto HeartMath. El mensajero ha sido Julio de Villasante, Trainer certificado por este Instituto americano, que ha venido a España a compartir ese aprendizaje en el Programa Caballos y Coherencia 

¿Qué me ha llegado?

Me ha llegado la palabra COHERENCIA.

¿Y qué es eso de la Coherencia?

Es justo lo que yo no he hecho durante estos meses…jajja.

“Estar en coherencia” es estar en este estado en el que lo que estoy pensando, sintiendo y experimentando en mi cuerpo están alineados. Tiene mucho que ver con dejar de hacer automáticamente lo que siempre hago en una situación parecida. En el ejemplo que he puesto de “mi pánico a escribir y compartir”, hablar de coherencia sería:

Si ya he decidido hacer un blog, mi pensamiento elegido es “mi misión y tarea es compartir lo que estoy experimentado”. En consecuencia, necesito tener esta misión siempre presente y no dejarme arrastrar por ese otro pensamiento de “si escribes te estás exponiendo”.

Luego, la emoción de miedo la transformo.

Transformo el miedo en una emoción que me nutre y que disfruto. Por ejemplo, en vez que sea pesado o una carga, hago que escribir en mi blog sea como una parte más de mi actividad. Pues, no sólo es importante “conseguir algo” sino también “disfrutar compartiéndolo”, como un servicio, como una misión en la vida.

Ohhh, ahora cuando estoy escribiendo ésto, estoy siendo aún más consciente del proceso profundo que he experimentado. Y cuando he puesto “misión de vida” me ha dado un subidón: ¡eso será la transformación en energía que me nutre!

Para concluir…

Comparto con vosotros la práctica que recomienda HeartMath Institute para entrar en una coherencia rápida:

  1. Cuando recibas algún impacto de fuera que te haga tener un pensamiento repetitivo, de juicio o que te lleve a una emoción que te desgaste, te detienes allí donde estés (no tiene que ser físicamente, puedes seguir andando…). Respira varias veces al corazón, inhala y exhala y te anclas en el presente.
  2. A continuación, reconoce la emoción que experimentas, lo que te está ocurriendo. Y, en vez de seguir ahí, recuerda una situación en la que te sientas en paz, en un lugar que te encanta o con alguien querido, animal o humano…y sigue respirando desde el corazón.
  3. Experimenta esa emoción: amor, plenitud, confianza y muchas más….y siente el efecto en tu cuerpo y en tu corazón. Verás cómo la emoción desaparece, tu energía aumenta y tienes una vida más plena y feliz.

¡Esto es estar en coherencia! ejercitar nuestra libertad de pensar, sentir y hacer en cada momento y que además nos nutra y nos lleve a experimentar emociones elevadas.

Te animo a practicarla. Be coherence¡¡¡¡


Nota: La práctica ha sido transmitida por Julio de Villasante y es de HeartMath.