Bien-Venid@ y Gracias por estar aquí, por interesarte en lo que escribo y por dedicar un valioso tiempo de tu vida a leer este post. Un día dije “voy a publicar mi web – blog”  y  hoy es una realidad. En este post quiero hablarte exactamente de esto, de la importancia de la palabra, lo que decimos y cómo lo decimos, ¡porque se cumple!.

Ha sido un largo camino hasta que he conseguido tener la fuerza y valentía de salir a la luz y hoy es el día. Me siento súper contenta y satisfecha y espero que todo lo que voy a escribir semanalmente te resulte interesante.

Si me permites un consejo, empieza por el principio, por el apartado “Acerca de Mi” en ese lugar encontrarás la historia de quién soy, el por qué y para qué hago lo que hago y a quién dirijo esta web-blog.

El segundo consejo que te doy es que, si resuenas con lo que ahí escribo, rellena el formulario de contacto y pregunta lo que necesites. Además, puedes suscribirte y recibirás los post semanales en tu correo electrónico y un regalo de bienvenida que confío te venga muy bien.

¿Te suena eso de “Creer es Crear”?

Una verdad como un templo.  (Lee más en el post Creer es Crear)

Esto es lo que llamo “la importancia de la palabra” (o el Poder de la palabra). ¿Os suena la frase del Antiguo Testamento en la que Dios dijo “Hágase la Luz” y la Luz se hizo? Pues esto es lo mismo, pero lo hacemos inconscientemente. En otro post ya te hablaré del inconsciente, subconsciente y consciente. Hoy quiero que te quede claro del poder que tienes cuando piensas y cuando verbalizas, estás creando tu realidad.

⇒ Lee ese post en “El Inconsciente y la teoría del Iceberg“.

Pues bien, hace unos meses abrí una carpeta en mi ordenador con un título sugerente “dreaming my web” me gusta la exactitud del inglés “soñando mi web”. Desde entonces, un montón de casualidades han hecho que lleguen a mi

  • unos post súper interesantes,
  • testimonios inspiradores de blogueros y blogueras que están teniendo un éxito impresionante como por ejemplo Angel Alegre y Hana Kanya,
  • profesionales que me han ayudado muchísimo a crear este proyecto (te recomiendo encarecidamente que dediques tiempo a ello) como Inma

Y todo ¿por qué? Porque dije “quiero crear mi web-blog”. Sí exactamente.

Asique ¿qué te parece si comienzas también a crear tu realidad?

Ahora que es principio de año puedes dedicar un ratito de tu tiempo a crear tu lista de deseos para 2016. Para ello:

  • Haz una lista con las cosas que para ti han sido positivas o han sido logros en 2015.
  • Otra lista con todo aquello que no ha sido tan positivo o que puedes calificar de “esto no me ha gustado nada”.
  • Y haz tu lista de deseos para el 2016, exactamente igual que cuando escribes una carta a los Reyes Magos. Permítete conectarte con ese deseo profundo que tienes hace tiempo y que está ahí comprimido. Una recomendación: te propongo que sea algo que te esté costando mucho conseguirlo.

En este ejercicio, presta atención con los verbos que empleas. Si escribes en positivo o negativo y si estás realmente escribiendo lo que deseas.

Recuerdo una vez que una de las personas que vienen a mis sesiones de consultoría hizo este ejercicio y se quejaba que, a pesar de tener muy claro su deseo y decirlo a menudo, no se cumplía. Su deseo era “busco un marido” y se pasaba el día encontrando maridos de otras. ¿Lo entiendes?, quizás hubiera sido más acertado decir “encuentro un hombre soltero como pareja….” Es un poco extremo pero es igual que cuando alguien me dice “estoy buscando trabajo y no encuentro”, mi sugerencia es ¿“estás buscando o estás encontrando”?

Este ejercicio es uno de los primeros que hacemos en las sesiones individuales. Es curioso lo que nos cuesta exactamente manifestar lo que queremos decir, pero para eso estamos en este camino…para ser más conscientes…

⇒Si deseas, puedes leer Que cada día sea TU DIA donde comparto las prácticas que me han llevado a empezar cada día con energía y consigo crear un tiempo propio en el que no hay lugar para excusas o culpas.

Por cierto, en el año 2015 uno de mis logros ha sido ofrecer formación para profesionales en México, confieso que me encanta la musicalidad y la forma de emplear el lenguaje que tienen allí, han conservado expresiones y giros preciosos y sobre todo he recordado una palabra hermosa “Bendiciones”– “Bien decir”. Me he aplicado el cuento, y ahora conscientemente “bien digo” cada palabra que sale de mi boca. Te animo a que lo hagas y verás los cambios que se producen a tu alrededor.

Gracias por leer hasta el final, por favor cuéntame tu experiencia y BENDICIONES ;).