Hola de nuevo, comparto contigo que llevo un mes de entrenamiento intensivo en gestión de la tristeza, el enfado, el miedo y la culpa. Me estoy divirtiendo (y sufro, ¿para qué negarlo?) muchísimo observándome cómo me dejo llevar cuando escucho noticias, o tengo que salir a comprar y veo las calles desiertas y la gente con sus protecciones. También cuando veo a mis hijos por videollamada. Emociones desatadas…un auténtico carrousel emocional estos días. Menos mal que recuerdo que en mi caja de herramientas tengo cómo gestionarlas y trascenderlas. Pero a veces se me olvida…

Estos días estoy compartiendo en Youtube y esta semana he creado un ebook gratuito como Guía rápida para gestionar emociones. Me ha faltado la coletilla “en tiempos de …” pero me niego a seguir dándole “bolilla” (en argentino) a esta situación.

Te cuento mi experiencia por si te re-suena.

Toda la vida me he sentido arrastrada por las emociones, y digo arrastrada porque las experimentaba como una fuerza que sin permiso me llevaban de la risa al llanto, de la alegría a la tristeza, de la sensación de ser amada a la de soledad y abandono. Recuerdo momentos de serenidad y momentos de sufrimiento cuando la ira se instalaba en mí.

Así ha ido discurriendo mi existencia.

Me recuerdo como un volcán a punto de estallar en cualquier momento. Soy consciente ahora de lo mucho que sufría y mi familia también.

Ni que decir que, cuando iba al colegio, de este tema no se hablaba (ahora han cambiado algo las cosas pero muy recientemente). Expresar las emociones no estaba bien visto. Es más… aprendí a que había que guardarlas para una.

Recuerdo que, como no sabía poner nombre a lo que me pasaba lo expresaba llorando, así que me convertí en la llorona oficial. ¡Cuántas lágrimas he derramado por no saber poner palabras!. Mi faringitis continuadas eran fruto de que comprimía ahí en esa parte de mi cuerpo lo que quería y no sabía decir….(esto lo entendí después con la biodescodificación). En fin….quizás resuenes con lo que te digo.

En el camino de autoconocimiento lo que más me interesó desde el principio fue encontrar la respuesta a qué mecanismo se desencadenaba en mi para que, unos días experimentara la plenitud, la paz, el amor, la serenidad, alegría, confianza….etc., y otros, sin previo aviso, me convirtiera en algo así como un demonio de Tasmania. Me convertía en la ira con patas, el miedo, la angustia, la soledad….

“Tus emociones son esclavas de tus pensamientos y tú eres esclavo de tus emociones” – Elisabeth Gilbert –

Aún ahora recuerdo aquellos momentos y siento una gran compasión por mí. Antes, preguntaba por qué no me habían enseñado antes a gestionar todo esto (haciéndome la víctima) , pero después entendí que gracias a haber pasado por ese caos, ahora estoy donde estoy.

Bendigo el día en que esta información llegó a mi vida. Después de practicar y practicar durante más de 10 años, comprobar que dá resultado, porque en mi lo ha dado, decidí crear un curso de Gestión de Emociones.

Cientos de alumnos, cientos de sesiones de consultoría individual, he creado la versión de Taller con caballos de inteligencia emocional,  Campamentos de inteligencia emocional durante 6 años para niños….En fin, lo que hoy te comparto no es mío, es que a mi me llegó y yo lo he comprobado en mis carnes y en mi vida….y ahora me siento en la obligación de compartirlo contigo.

El conocerlo no significa que durante todo el día y todos los días esté en paz, amor y felicidad (que ya debería). Noooo. Vienen días de angustia, ira, culpa, miedos varios y tristezas infinitas… Pero la diferencia es que ahora sé de dónde vienen, decido si seguir experimentándolas o no y cuando es que no…las transformo. Esa es la libertad emocional.

“Cuando digo controlar las emociones me refiero a emociones estresantes e incapacitantes. Sentir las emociones es lo que hace que tu vida sea rica”. Daniel Goleman

Si quieres seguir aprendiendo puedes recorrer el taller 2 Supérate del Programa para Emprender consciente que puedes descargarte por módulos de mi web.

También hablé de emociones, en concreto de miedo e ira en el video que está publicado en youtube

Cientos de personas están practicando en la cola del supermercado, en la parada de autobús, y en sus hogares estos días…..tú también puedes hacerlo, solamente hace falta que empieces, hazlo 21 dias y ….verás cómo cambia tu vida.