Esta poesía aparece en el libro “El Poder de la Intención” de Wayne Dyer.

“Naciste con potencial.
Naciste con confianza y bondad.
Naciste con sueños e ideales.
Naciste con grandeza.
Naciste con alas.
No estás destinado a arrastrarte.
Tienes alas.
Aprende a usarlas y vuela”.

Puedes encontrar muchísimos videos en Youtube y sus libros son best seller en todo el mundo.

Cabe mencionar que, el libro me llegó como un regalo que me hizo mi tía querida, Maribel, como siempre mi guía en el camino de la lectura. ¡Tiene una biblioteca impresionante!.  Y, recientemente, cuando fui a visitarla, me puse a mirar los títulos de los libros y me detuve en el apartado de desarrollo personal (si si lo tiene todo clasificado). El título me atrajo como un imán. Mi tia me dijo:  “llévate los que quieras” y así lo hice. Tomé éste y otros libros más que ya os contaré en otros post.

Por consiguiente, llevo leyendo desde el verano. Y, como si de un oráculo se tratara, lo abro y comienzo a leer. Es tan profundo que tengo que detenerme a asimilar y a que me impregne por dentro.

Es curioso cómo la información llega cuando tiene que llegar, que es siempre cuando estamos preparados para recibirla. Y parece ser que yo ahora lo estoy…

Cada día me propongo con una meditación a recordar quién soy en esencia. A bendecir la vida como un camino de aprendizaje y de disfrute, abierta y entregada al flujo de la energía universal creadora de mi vida y de mi realidad. Con la intención de estar en la vibración más elevada, entendiendo con compasión todo y a todos. Con vocación de servicio y en amor incondicional hacia mi y para el Universo.

Tienes alas para volar, despliégalas y vuela, no hay excusas.