Hola Amig@s,

Desde el pasado lunes he dicho adiós a mi ego de terapeuta, me siento liberada, descansada y muy contenta, por fin¡¡¡

Acabo de finalizar una formación y he obtenido un diploma de Terapeuta Capacitado LNT y me he tenido que contener para no ponerme a escribir este post inmediatamente después de recibir mi diploma. Por primera vez he preferido dejar reposar la información, las emociones y las sensaciones, integrar todo y esperar.

Desde hace más de 10 años he hecho cursos, formaciones, certificaciones, de todo, movida por mi interés en entenderme mejor, conocerme, tener más recursos para liberarme de pesos y sufrimiento, en definitiva para vivir más ligera y más consciente.

He indagado en las profundidades de mi mente con la psicoterapia, he entendido mi esqueleto psicológico con el eneagrama, he recorrido el viaje de mi alma aprendiendo y practicando regresiones y terapias del alma, he aprendido a meditar y permanecer como una pirámide anclada en su base, a relajar cuerpo, mente, trascender emociones y conectar con la Fuente, he aprendido el arte de la coherencia interactuando con caballos en la naturaleza, a activar con el Reiki mis centros energéticos o chakras para recuperar la energia que mi cuerpo fisico y energético había perdido, yoga, biodescodificación, gestión de emociones..y más….

En todas las terapias o prácticas sanadoras que he aprendido siempre he puesto la intención de evolucionar, y las he aprendido para mi.

Después me di cuenta de que si estaba teniendo resultados podría ofrecerlas a otros en las sesiones de consultoria y así fue….durante años me dediqué a ello en cuerpo y alma, en estos años podía pasar 10 horas seguidas en la consulta. Fue una época maravillosa que ahora entiendo como una oportunidad para sanar también yo lo que tenía que sanar, es curioso porque me sentía llena de energía y de vitalidad, sentía que estaba sana y fuerte, me retroalimentaba.

Era lo que tocaba en ese momento. Desde hace un tiempo estas sesiones son más espaciadas, ahora estoy mucho más dedicada a otros asuntos.

Sinceramente creía que mi época de terapeuta  estaba finalizando, quizás como el fin de un ciclo.

En éstas estaba cuando el año pasado me llegó la información a través de una persona muy querida y cercana de una terapia energética y espiritual llamada LNT canalizada por Phillipe Karl Schwiderski.

Empecé a investigar, me atraían poderosamente los videos que publicaban de cómo los pacientes reaccionaban en las sesiones, durante el confinamiento escuché algunas entrevistas y me empecé a plantear hacer la formación.

Y por fin este pasado fin de semana todos los astros se han alineado para hacerla. Lo mejor y más hermoso es que mi marido también ha participado. Es precioso practicar juntos todo lo aprendido, siento que hemos entrado en otra dimensión como pareja.

Y os preguntaréis y qué tiene que ver esto con el título que le he puesto al post? pues muchísimo.

He descubierto que menos es más. Como he relatado antes me he pasado la vida haciendo y haciendo para conseguir aprender herramientas para seguir haciendo y practicando primero conmigo y después con los demás, creo que inconscientemente mi ego de terapeuta era el que estaba presente ahí proponiendo, indagando, actuando.

En esta formación y en este método el Ego del Terapeuta tiene que quedarse fuera de la sala, como Terapeuta Capacitado LNT soy una antena que no emite sino que recibe nada más y nada menos…. 

En estos tiempos de incertidumbre, de pandemia y de caos, este método nos trae la oportunidad de vivir un nuevo paradigma de sanación, un paradigma cuántico . Cuando nuestro cuerpo físico, energético y espiritual están armonizados, somos salud, felicidad y amor….. 

Inmensamente agradecida a la Fuente de la que venimos y a la que vamos por permitirme re-conectarme a ella, nutrirme y guiarme

Y también mi agradecimiento y bendiciones para Phillipe y Romain Schwiderski, Javier y Alicia  y a todo el equipo de terapeutas y asistentes en la formación y por supuesto a todos los participantes con los que he intercambiado prácticas y abrazos con la mirada (por aquello de la mascarilla)

nota.-  Si estás interesad@ en contratar una sesión contacta conmigo, las ofrezco por video llamada y en presencial.