No la busqué pero apareció en mi camino. En un mes de Julio muy caluroso. 
Mi primera experiencia en un taller en sala.
Y ahí empezó mí transformación. Lo más sorprendente fue descubrir la simpleza de las herramientas  y  los resultados!!!…. De que el poder está en nosotros mismos…… Y desprogramar, hay mucho que desprogramar.
En las sesiones de meditación aprendí que para seguir adelante y creciendo a veces hay que parar, estar un rato con ese YO…… Y RESPIRAR!!!…. Si! ..Respirar.
El contacto con los caballos fue algo brutal. Emociones, sensaciones, experiencias, evolución……
Gracias Carmen!!!!!.. Por enseñarme a fluir.